Tres borrachos llegan corriendo a la estación de tren porque el tren ya sale. El jefe de estación les dice:
-Vengan, corran, que el tren está saliendo.
El jefe de estación sólo puede ayudar a dos a que suban al tren en marcha, y le dice al otro:
-Siento mucho no haber podido ayudarlo a usted también a subir.
A lo que el borracho le contesta:
– Más van a sentirlo ellos, que han venido a despedirme.