Le pregunta la niña a la madre:
– Mamá, ¿de dónde salen los niños? ¿Cómo nací yo?
La madre se arma de paciencia y responde:
– Pues un día corté la flor más hermosa del jardín, la metí en una caja de cartón, la guardé en el armario y esperé nueve meses. Luego abrí la caja y allí estabas tú.
La niña, que quería tener un bebé, fue al jardín, cortó la flor más hermosa y la metió en una caja dentro del armario. Al cabo de nueve meses la abrió y de la caja salió una cucaracha.
La niña exclamó:
– ¡Si no fueras mi hija, te aplastaría.