– Oye, ¿viste El Señor de los Anillos?
– Sííí, pero no le compré nada…