– ¡Papá, mira el cielo! ¡Está lleno de botoncitos de “Favorito”!
– Estrellas, hijo. Se llaman estrellas.