– Papá! hoy he perdido la virginidad!
– ¡Así me gusta hijo! Ya eres todo un hombre. Sientate aquí y cuentame que tal te fué.
– Mejor te lo cuento de pié…