Dos charros en la cantina y uno le reclama al otro:
– ¡Oiga compadre! ¿Usted anda diciendo que yo tengo hemorroides?
– No, yo nomás dije que cómo que se le sentían.