En un restaurante llega un cliente y grita:
– ¡Mesero, mesero tráigame un huevo duro!
Y va el mesero y le trae el huevo
y el cliente le dice:
– Este huevo está blando.
Y va el mesero y le dice:
– ¡Cállate huevo!