Están dos borrachitos en un restaurante comiendo frijoles y uno dice:
– Oiga compadre creo que me calleron mal los frijoles…
El otro dice:
– Pos ya no les hables.