-Mamá, mamá… En la escuela me dicen Rambo.
– No puede ser, pues voy a ir a hablar con la directora.
– No mamá… ¡Esta es MI guerra!