Van dos cieguitos por la calle pasando calor y dicen:
– ¡Ojalá lloviera!
– ¡Ojalá yo también!