Erase una vez una mujer tan alta, pero tan alta que se cayó el lunes y llegó al suelo el viernes.