En un bar, se acerca un tipo a una tipa:
– Hola, guapa. ¿Te invito a una copa?
– No, gracias, majo. El alcohol no le sienta bien a mis piernas.
– ¿Se te entumecen?
– No, se me abren.