Un chico, cenando en casa de su novia, le dice a su suegra:
– ¡Qué croquetas de bacalao más buenas!
– A lo que contesta la suegra:
– ¡Agárralas con la otra mano, ioputa, que son de pollo!!!